headerocio


Deprecated: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /homepages/27/d429374167/htdocs/estrellalia/web/templates/gk_storefront/lib/framework/helper.layout.php on line 152

Deprecated: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /homepages/27/d429374167/htdocs/estrellalia/web/includes/application.php on line 536

Huerto astronómico

Un lugar para acercar a los visitantes al conocimiento de la Ciencia en general y de la Astronomía en particular.

Avenida de los planetas o camino del sol

La entrada a este espacio se realiza a través de una calle o avenida adornada de banderas, cada una de las cuales se corresponde con los distintos planetas que conforman el Sistema Solar. El Camino se inicia con el sol y continúa con los planetas, colocados a una distancia equivalente a la existente en la realidad y utilizando como unidad de medida la UA (Unidad Astronómica equivalente a la distancia entre la Tierra y el Sol). Diez banderas nos ofrecen información sobre los distintos planetas: diámetro, distancia al sol, satélites, y tamaño comparativo a escala con respecto a Júpiter, de cada uno de ellos.

Bóvedas Celestes

Aquí tienes la bóveda celeste con las constelaciones, las estrellas hasta la tercera magnitud y la posición del Sol cada diez días. La Tierra sería un punto minúsculo en su centro y el plano horizontal con los puntos cardinales representa el horizonte del observador terrestre. Si ya conoces un poco el cielo y recuerdas la forma de alguna constelación notarás algo que puede confundirte en un principio. ¡Todas las constelaciones están al revés! ¡Tienen cambiada la izquierda por la derecha Ten en cuenta que los humanos ven esta bóveda desde el interior pero nosotros somos ahora semidioses que la estamos observando desde fuera. Esta esfera celeste contiene tal cantidad de información que podremos pasar horas con ella. Sabemos que Ptolomeo disponía de este instrumento al que llamó Astrolabon. La línea de puntos rojos indica la posición del Sol a lo largo del año, es decir, dibuja la eclíptica. Comenzaremos observando el cielo. Para ello giramos la esfera en dirección Norte- Sur hasta que el Polo Norte ( en el eje, naturalmente) esté a 37o, marcado expresamente.

Calendario Astronómico o Plicton de Ptolomeo

El Sol aparece por el horizonte al amanecer, va elevándose a lo largo de la mañana y alcanza su máxima altura al mediodía. Se trata del mediodía solar que ocurre cuando el Sol pasa exactamente por el meridiano Norte-Sur, el momento en que los relojes del Jardín marcan las 12 horas. Por eso el Plincton está orientado en esa dirección. Consiste en una placa en forma de arco y un estilo corto (se llama estilo a toda varilla que produzca las sombras en los relojes de Sol) colocado horizontalmente en el vértice. La sombra del estilo será pequeña por la mañana en el lado Este y por la tarde en el Oeste pero es larga al mediodía y llega hasta el limbo graduado del borde donde hay tres escalas: 1. Una marca la declinación solar del día en que estamos, es decir, el ángulo que forma el Sol con el Ecuador celeste. 2. Otra indica la altura solar, el ángulo que forma el Sol con el horizonte. 3. Como estos dos datos varían al largo del año y a cada día le corresponde un valor determinado, la tercera escala determina la fecha de hoy.

Caminos del Sol

Se trata de una de las instalaciones más llamativas del Huerto Astronómico por su aspecto externo que recuerda a un fragmento de una esfera armilar confeccionada con acero inoxidable. Un anillo paralelo al suelo nos recuerda el ecuador de la tierra, otro anillo perpen- dicular a éste representa un meridiano orientado en dirección NS y tres anillos inclinados muestran los caminos recorridos por el sol en los dos solsticios de invierno (el Inferior) y de verano (Superior), y en medio de ellos el camino recorrido por el sol durante los equinoccios.

De noche y de día

Nos encontramos ante una gran esfera terrestre colocada en una posición chocante. En la parte más alta no está el Polo Norte sino España. Tampoco está inclinada los 23,5o del eje respecto de la órbita alrededor del Sol, como los globos escolares y el usado en la actividad 1. Hemos colocado el eje de la Tierra paralelo al real de nuestro planeta. Como él, la línea de los polos apunta a la estrella Polar. La razón es que de esta forma tenemos sobre la maqueta las mismas luces y sombras que el Sol está produciendo sobre la Tierra en el momento en que la miramos. Podemos ver en primer lugar dónde es ahora mismo de día y dónde es de noche. La línea de separación es algo difusa, correspondiente al crepúsculo, y va avanzando a lo largo del día

Los eclipses

Volviendo hacia el Plincton de Ptolomeo pasamos por un modelo a escala 1:500.000.000 de la Tierra y la Luna. Como mantiene la misma escala para los tamaños de ambas y la distancia entre ellas, reproduce con exactitud los conos de sombras que proyectan en el espacio al interceptar los rayos del Sol y podemos, por consiguiente, simular tanto los eclipses de Luna como los de Sol.

La Cara oculta de la luna

Una de las esferas reproduce la imagen de nuestro satélite mejor conocido, la Luna. Sin embargo, a pesar de ese conocimiento, la luna guarda para nosotros una sorpresa, hay una cara de la luna desconocida para la mayor parte de nosotros; es la nombrada como la cara oculta de la luna, ésa que no vemos nunca por ser el movimiento de la luna isocrónico con el de la Tierra. La cara oculta es el hemisferio de luna no observable desde la Tierra, debido a las libraciones, algo que oculta el 41% de la superficie lunar. Tiene una superficie mucho más accidentada que el hemisferio visible ya que está expuesta a la caída de bólidos errantes, fenómeno este que no existe en la cara visible ya que la gravedad de la tierra limpia el camino lunar de este tipo de partículas. En la luna hemos reproducido las dos caras de la luna, la más conocida y la que sólo pudo ser observable por primera vez en 1959, gracias a la imagen de la sonda soviética.

La era del tiempo

El sol avanza 15 grados cada hora en el cielo (en realidad es la Tierra la que gira en sentido contrario pero el resultado es el mismo) produciendo un desplazamien- to de las sombras que ha permitido a la humanidad medir las horas del día desde épocas prehistóricas. Hay muchos tipos de relojes de Sol dependiendo de la posición del estilo (la varilla que da la sombra) y de la superficie sobre la que se proyecta esa sombra pero todos se basan en la variación de la posición del Sol a lo largo del día. Los relojes de Sol marcan la hora solar verdadera en la que el mediodía - las 12:00 horas - coincide con la posición más alta del Sol y divide realmente al día en dos mitades iguales como hemos visto en la Meridiana del lugar. Sin em- bargo, nuestros relojes de pulsera llevan la hora oficial, distinta de la solar por varias razones. El sol avanza 15 grados cada hora en el cielo (en realidad es la Tierra la que gira en sentido contrario pero el resultado es el mismo) produciendo un desplazamien- to de las sombras que ha permitido a la humanidad medir las horas del día desde épocas prehistóricas. Hay muchos tipos de relojes de Sol dependiendo de la posición del estilo (la varilla que da la sombra) y de la superficie sobre la que se proyecta esa sombra pero todos se basan en la variación de la posición del Sol a lo largo del día. Los relojes de Sol marcan la hora solar verdadera en la que el mediodía - las 12:00 horas - coincide con la posición más alta del Sol y divide realmente al día en dos mitades iguales como hemos visto en la Meridiana del lugar. Sin embargo, nuestros relojes de pulsera llevan la hora oficial, distinta de la solar por varias razones.

Observatorios astronómicos

La Humanidad ha mirado siempre al cielo con fascinación. En la prehistoria, para medir el tiempo y predecir las estaciones; en las grandes civilizaciones posteriores, con un cielo poblado de dioses, para intentar averiguar sus designios y también por el puro afán de saber de muchos astrónomos; en la actualidad, para seguir avanzando en el conocimiento del origen, el pasado y el futuro del Universo que nos alberga. Con estas maquetas pretendemos hacer un recorrido por algunos de los observatorios más famosos del mundo a lo largo de la Historia de la Astronomía, tan extensa como la Historia de la Humanidad.

Planisferio celeste

El planisferio celeste resulta muy útil si queremos saber que estrellas son visibles a una determinada hora y una determinada fecha.

Portón de aristóteles

Una estrella soportada por cuatro pilares nos permite descubrir una observación realizada hace mucho tiempo por Aristóteles en la Antigua Grecia. El techo del portón tiene diferentes imágenes perforadas, que representan otras tantas formas como lunas, estrellas, círculos, cuadrados, por las que pasa la luz reflejándose en el suelo. La curiosidad de esta instalación es que la imagen que aparece en el suelo es siempre una imagen circular, reflejo del sol en el suelo, independientemente de la forma de la imagen atravesada, efecto tanto más patente cuanto más elevado se encuentre el techo del portón.
  • Product I
  • Product I
  • Product I
  • Product I

Log in

create an account